Ley Concursal y la Segunda Oportunidad

mayo 19, 2020 1 Por Editor

 

El proceso de segunda oportunidad comprende:

  • .- La mediación concursal.
  • .- Concurso Consecutivo o acuerdo de refinanciación.
  • .- Exoneración de deudas.

Se puede encontrar un pequeño resumen de lo que es la llamada la Ley de Segunda Oportunidad en en el siguiente enlace:

https://diariodeigualdadmediacionarbitraje.blogspot.com/2020/04/que-es-la-ley-de-la-segunda-oportunidad.html

Origen de la ley Concursal:

Ley Concursal (LC)  tiene su origen en el  año 2003, tras la crisis económica de los años 2007-2008, se convirtió en una normativa de gran trascendencia jurídica por la cantidad de empresas y personas   que se vieron abocadas a  un concurso de acreedores.

La modificación de la Ley Concursal desde el año 2009 hasta el 2016, ha sido constantemente, produciéndose hasta 28  modificaciones.

Entre estas modificaciones que se insertaron en la Ley, figura lo que comúnmente llamamos el procedimiento de “Segunda  Oportunidad”,  mediante la Ley 25/15 de 18 de Julio, se modificaron artículos de la Ley Concursal  y se incluyeron nuevos artículos referentes a este mecanismo legal y todo ello de forma poco sistematizada.

Esta yuxtaposición de modificaciones  hicieron una la ley parcheada de difícil comprensión al carecer de una estructura, por lo que las Cortes Generales, autorizaron al ejecutivo a regularizar, aclara y armonizar la ley concursal.

Nueva Ley Concursal: 

El resultado de esta armonización ha sido el Real Decreto Legislativo de fecha 5 de Mayo de 2020 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley concursal, que consta de más de 700 de 752 artículos.

Es del todo cierto que esta  nueva regulación armonizada cubre muchas de las fisuras que tenía el anterior texto legal, pero no todas,  pero también es  cierto  que llega a sobrepasar el mandato legal  de armonización, incluyendo preceptos que no se contenían en la anterior ley concursal, encontrándonos que incorpora y obvia doctrina de alguna Sentencias del Tribunal Supremo  sin fundamentación.

Nuestra  opinión, que hemos venido manifestando, es que no era el momento de poner en marcha esta armonización, y que, esperemos  que no cree  más problemas a la hora de su aplicación que beneficios  teniendo en cuenta los  momentos tan delicados como los que vivimos.